02 abril 2012

Diario de un sportinguista en el 'exilio': Sporting-Zaragoza

1. Partido. El encuentro era una final y como tal tuvo sus consecuencias. El Zaragoza, sabedor de que en una lucha futbolística tenía las de perder, trató de evitar ese duelo a base de faltas (30) y provocando un encuentro trabado (el Sporting dio 3 pases de media por jugada), sin fluidez (los visitantes ahogaron la zona central con su presión para luego atacar en un 80% por las bandas) y con un ritmo lento cuando la posesión era sportinguista. Sabía que llegaba mentalmente más fuerte y que la ansiedad y los nervios aparecerían en el equipo gijonés, que tenían un plus de presión extra por jugar en su estadio. Así fue: el Sporting estuvo bloqueado, atenazado, temeroso a fallar (89 pérdidas), precipitado (un 18% de balones largos en sus 360 pases totales). El conjunto aragonés venció el partido gracias a imponerse en esa lucha psicológica a la que redujo el encuentro, llevándolo a su terreno.


-En el once del Sporting, Clemente volvió a esquivar la lógica. Cuando necesitó un mediocentro, recurrió a Gálvez; y en esta ocasión que necesitaba un central, utilizó a Eguren. El uruguayo, al que no debe señalarse como culpable, acusó que no actuó en su posición. El ejemplo más claro fue el 0-1, cuando se quedó rezagado y rompió el fuera de juego. El Zaragoza aprovechó esta circunstancia y forzó al Sporting para que sacara el balón jugado desde Eguren (el segundo con más pases, con 44, tras los 50 de Rivera), quien abusó del pelotazo (14, el doble que el siguiente jugador de campo) y no tuvo demasiado acierto (48% de pases completados).


-El Zaragoza consiguió que no entraran en juego Cases (28 pases -4º del equipo- y 38 balones tocados -6º en ese apartado) y André Castro (apenas 17 pases -9º- y 25 balones tocados -el último de los titulares sportinguistas).


-Cases, en cambio, fue el que más tackles hizo en los locales (5) y Rivera lideró las intercepciones (4). Resulta curioso que sean estos futbolistas los que lideren estos aspectos 'destructivos' del juego.




2. Trayectoria. Los números de Clemente han ido empeorando a medida que los rivales han empezado a ser de lo que se denomina 'la Liga del Sporting'. Solamente el Racing ha conseguido menos puntos (1) que los 4 sportinguistas de los últimos 18 posibles. Una victoria y tres empates en 8 partidos con el técnico de Baracaldo son un balance escasísimo para soñar con la permanencia. Asimismo, el Sporting se ha condenado ante sus máximo rivales por evitar el descenso: 6 puntos de los 30 disputados hasta ahora en los duelos entre los siete últimos equipos clasificados. (Véase post anterior del blog)




3. Clemente. Aquí siempre he dicho que la solución no pasaba por la marcha de Preciado, sino por la llegada de refuerzos. Esto no significa que el Sporting se hubiera salvado con el cántabro en el banquillo. Es más, su cuota de responsabilidad en la actual situación deportiva, lógicamente, es mayor que la de Clemente, quien tiene el démerito de haber conseguido números a día de hoy peores (punto 2 de este post) y que cada vez ofrece más dudas por culpa de decisiones ilógicas en las convocatorias y los onces titulares (Orfila en el eje de la defensa, Gálvez de medio, Eguren de central...).


A medida que la situación deportiva se ha ido complicando, la tensión ha asomado en el entorno del club. Clemente ha sufrido campañas de acoso, a veces injustas y desproporcionadas, en el pasado; esto explica que siempre esté a la defensiva con la prensa, pero no justifica su actitud en algunos momentos de su etapa sportinguista, especialmente en su última rueda de prensa. Tal vez debería de poner de su parte también.


La imagen del Sporting no debe estar en manos de alguien que hizo lo de ayer. Horas después se reiteró en su actitud y no pidió disculpas, a lo que se une el silencio del club, que dio a entender que el entrenador es el 'portavoz' de los dirigentes. Personalmente, tras esto, no soy partidario de la continuidad de Clemente, ni aunque ello asegurara la permanencia. Pero todo esta cortina de humo no debe evitar que se hable del fracaso de la temporada ni sobre todo de la gestión de los que mandan en el club. Ojalá el dossier de cada jugador/equipo rival del Sporting fuese tan completo como el que le han pasado de los periodistas que cubren el día a día del equipo.


En verano, dije que me preocupaba más la confección de la plantilla (a la que veía peor que la de la campaña pasada) que la polémica camiseta, fui crítico con las incorporaciones de Trejo (no por su nivel) y sobre todo de Damián, apunté que el Sporting notaría de manera clave la marcha de Diego Castro...; en invierno, lamenté la ausencia de fichajes, afirmé que la solución no pasaba por irse Preciado, vaticiné que lo peor que le iba a ocurrir al Sporting no era el descenso.... todo está escrito o grabado. Lamento haber acertado tanto.




-SPORTING: Juan Pablo; Pedro Orfila (Trejo, min.63), Iván Hernández, Eguren, Lora; Nacho Cases, Rivera; De las Cuevas, André Castro(Canella, min.63), Adrián Colunga; Barral (Sangoy, min. 75).
-ZARAGOZA: Roberto; Alvarez, J.Paredes, Mateos (Da Silva, min.82), Obradovic; Dujmovic, Lafita, Abraham, Pintér, Apoño y Postiga (Aranda, min.68).
-GOLES: 0-1, Helder Postiga, min.37. 1-1, Eguren, min.49. 1-2, Lafita, min.90

2 comentarios:

Chus dijo...

Como siempre, de acuerdo en todo, Pablo. Semana triste para el sportinguismo.

Pablo G. dijo...

Muy triste. Saludos, Chus.