27 octubre 2018

Lanzar un órdago o romper la 'Baraja', el dilema del Sporting

El Sporting de Gijón ha ganado apenas 1 de los últimos 8 partidos ligueros, consiguiendo 7 puntos (y anotando 4 goles) desde la jornada 4 a la 11, los mismos que sumó en las tres primeras jornadas.



A los 7 puntos sumados de los últimos 24, hay que añadirle los 7/21 (7/27 si le damos puntos a los partidos del playoff) con el que el Sporting acabó la pasada temporada.




El Sporting de Baraja, por tanto, ha ganado 5 de los últimos 20 partidos ligueros (playoff incluido) y ha sumado 21 de los últimos 54 puntos en juego (21/60 si damos puntos al playoff). Y al margen de los resultados, qué decir del juego y la comunión con la grada. Ante esta delicada situación, el director deportivo y el Consejo de Administración del Sporting tienen dos opciones: lanzar el órdago o romper la 'Baraja'.

1) Lanzar un órdago.
Supone dar continuidad y confianza a un entrenador que ha ganado 6 de los últimos 22 partidos oficiales, no logra que su equipo juegue a nada, no tiene ideas para revertir la situación, no es ni atrevido ni ambicioso en sus planteamientos y decisiones, y  además ha roto la sintonía con la afición. Esta decisión de Torrecilla y/o el Consejo puede salirles bien, que el equipo revierta la situación y salga reforzado de ello. O el equipo puede llegar a diciembre, tras la 'cuesta' de noviembre (Málaga, Oviedo y Granada) sin opciones prácticamente ni de optar al playoff, por muy larga que sea la temporada, y con un equipo deshecho y un ambiente desolador en todos los sentidos.

2) Romper la 'Baraja'.
Si, en cambio, deciden optar por un relevo en el banquillo, es ahora un buen momento. Porque el equipo no puede permitirse tocar aún más fondo en juego y resultados; porque el nuevo técnico tendría 8 días para preparar el siguiente encuentro liguero, y con la eliminatoria de Copa para hacer 'ensayos' y conocer mejor a sus jugadores; porque llevar a cabo el relevo en noviembre, con el calendario que tendrá el Sporting, no facilitaría en teoría que los resultados y el juego reforzasen al nuevo inquilino del banquillo; porque hacer el cambio en diciembre puede ser demasiado tarde si el equipo sigue a la deriva; y porque hacerlo tras el mercado de fichajes sería absurdo, ya que si llega algún refuerzo no sería con el visto bueno del nuevo entrenador y podría no ser útil en función del sistema y filosofia de juego del nuevo técnico.

Hasta el 26 de octubre, es lógico que las críticas se hayan centrado en Baraja. No es el único culpable, pero sí es responsable de mucho de lo que le pasa al Sporting sobre el césped desde mayo. Pero desde el 27 de octubre, las responsabilidades ya recaen en el director deportivo y, por  respaldo -activo o pasivo- a la decisiones de éste, en el Consejo de Administración. Hoy deberían adoptar una de esas dos decisiones y responsabilizarse de lo que venga a posterori.


Pd. Pincha en las tablas para verlas a mayor tamaño

23 octubre 2018

Los problemas defensivos del Sporting de Gijón a balón parado

Aquí dejo unas capturas de dos acciones que reflejan los problemas defensivos que está teniendo el Sporting 2018-19 a balón parado.


-La primera jugada es un remate del Cádiz (J.10 de la Liga) que no acabó en gol gracias a una gran parada de Mariño.





-La segunda es el gol del empate del Rayo Majadahonda en el minuto 90, con el cual forzó la prórroga en la eliminatoria de la Copa del Rey.




Pd. Pincha en cada captura para ver la imagen a mayor tamaño.

25 octubre 2017

La eficacia del Sporting y el calco de gol encajado

++El Sporting es el equipo que menos tiros realiza por partido entre los 42 clubes de Primera y Segunda (72 disparos en 11 jornadas). No obstante, suple esa carencia ofensiva con una eficacia altísima. No solo porque dispara entre los tres palos la mitad de esos disparos (36), sino también por ser uno de los mejores equipos de Primera y Segunda en el ratio de goles anotados por disparos realizados. Se observa en estos dos ránkings de elaboración propia a partir de los datos oficiales de la LFP.


* Porcentaje de tiros que son gol (Primera y Segunda):
-Valencia 27'4%
-Barcelona 25%
-Betis 23'1%
-Valladolid 20'9%
-Sporting 20'83%

* Porcentaje de tiros a puerta que son gol:
-Valencia 48%
-Betis 47'5%
-Granada 43'9%
-Sporting 41'6%
-Barcelona 41'2%



++ Por otro lado, observando el gol encajado por el Sporting en Vallecas, es imposible no acordarse del primero que encajó el conjunto gijonés esta misma temporada en Pamplona. Rescato una captura de entonces:


Y comparamos esa acción con la del gol del empate del Rayo Vallecano el pasado domingo.



Carmona, que ocupaba la banda izquierda en ese momento, se va hacia dentro y deja todo el costado para el lateral.


El lateral (Isma) llega a tarde a la presión y deja todo el carril libre a su espalda, un espacio que aprovecha el Rayo Vallecano.



Barba, central zurdo, se ve obligado a salir a la banda. Alex Pérez, a su vez, quiere ocupar el hueco dejado por el italiano y deja de atender a De Tomás, que marca ya a su compañero asistente donde quiere el balón.

De Tomás le gana la espalda a Calavera y anota el gol del empate.



Pd. Pincha en cada captura para verla a mayor tamaño


02 octubre 2017

Análisis: los problemas del Sporting ante Osasuna

Paco Herrera optó en Pamplona por usar un dibujo 4-3-2-1, con los cinco centrocampistas formando una 'M': Sergio, escoltado por Moi y Alex López en la línea de tres; Carmona y Rubén por delante, aunque ambos en el carril central, dejando las bandas vacías, solo ocupadas por los laterales.

Con este dibujo empleado durante la primera hora del partido, el equipo sportinguista sufrió en defensa. Moi y Alex se veían obligados a caer a las bandas para intentar ayudar a los laterales pero, además de llegar tarde, dejaban desprotegido a Sergio.


Los efectos defensivos negativos de ese dibujo se observaron en el primer gol de Osasuna, agravado por el movimiento de Quique (dorsal 9), que sacó de la zona a Barba, dejando una autopista para la entrada del equipo navarro por esa banda, desde donde se gestó el 1-0.


Los efectos negativos del dibujo también se observaron en la salida de balón. Moi y Alex López aparecían abiertos, lejos de Sergio, mientras Carmona y Rubén se apelotonaban en el carril central. En las bandas no había ninguna opción de pase.



Los laterales, que tenían que hacer un sobreesfuerzo en tareas defensivas, también tenían que intentar incorporarse en ataque. Cuando lo hacían, no encontraban a ningún compañero en la banda. 




Los problemas del Sporting para sacar el balón se escenificaron especialmente en el minuto 34. Mariño llegó a abrir los brazos ante la dificultad de tener opciones de pase. Tras dudar varias veces, acaba entregando el balón a un jugador de Osasuna, que segundos después encadenó en esa misma jugada dos ocasiones de gol clarísimas, en las que Mariño compensó su error en el pase con dos intervenciones magníficas.    



A la vuelta del descanso y hasta el 2-0, desde cuando Herrera hizo un cambio de dibujo y de nombres, el Sporting al menos ofreció un cuarto de hora notable.  

No siendo la única explicación a los males del Sporting en Pamplona, el dibujo elegido por Paco Herrera fue un lastre defensivo y ofensivo. Le impidió sacar ventaja de una supuesta superioridad numérica en el centro del campo (con cinco jugadores), apenas llegó al área rival y el equipo sportinguista recibió diecisiete disparos en contra. 



(Pincha en cada captura para visualizarla a mayor tamaño)