09 febrero 2015

Captura: los movimientos de Carlos Castro en el Sporting-Albacete

Carlos Castro tiene algo diferente. Un don para saber estar en el lugar y el momento oportuno, una facilidad para moverse sin balón con inteligencia, para tener el instinto de acertar con sus desmarques.

Ante el Albacete lo volvió a demostrar en el gol del empate. Llevaba dos minutos en el césped cuando Jony recibió un balón en la banda izquierda. Entonces, a Castro le bastó el segundo que su defensor perdió de vista el balón para ganarle la partida en un desmarque rápido. Puede comprobarse a partir del 3'18" en este resumen o en las siguientes capturas.



(pincha en las imágenes para verlas a mayor tamaño)


Una lástima que los diversos resúmenes del partido no incluyan una acción suya posterior, en la que realiza una maniobra dentro del área brillante.

05 febrero 2015

Artículo: Del terremoto a la bomba atómica

-Colaboración con Golaverage.com

Catastrofismo (económico-deportivo) y negación son términos que ilustran las dos últimas décadas del Sporting. Y no hay mejor resumen que dos frases pronunciadas, precisamente con 20 años de diferencia, por los dos máximos responsables de esta situación
-José Fernández, máximo accionista (Noviembre de 1994): "Solo un terremoto nos bajaría a Segunda".
-Alfredo García Amado, Director General (Septiembre de 2014): "Si no conseguimos un aplazamiento con Hacienda, si el TEAC no nos da la razón, si tampoco conseguimos un aval ni financiación externa y además cae aquí una bomba atómica, el Sporting podría estar en riesgo de descenso administrativo".


El terremoto se produjo en Gijón en 1998 y de la manera más sonrojante posible: un descenso a Segunda con únicamente 2 victorias y 13 puntos en una temporada completa.


Actualmente, se asiste a la antesala de que la bomba atómica impacte de forma simultánea en Mareo y en El Molinón. Y esta vez, al contrario que en la primera negación, el armagedón se vislumbra apenas unos meses después de que la segunda frase fuera pronunciada.

Ante este panorama cabe argumentar dos hipótesis:
1) La gestión en estos 20 años ha sido nefasta (no es un detalle menor el hecho de que en el ecuador de este período un juez defendiese esta tesis).
2) El azar y todos los elementos están en contra del Sporting, pese a que "Fernández puso les perres" y Amado los contactos (pensar que esto ha podido ocurrir durante dos largas décadas es ponerse en la piel del conductor que culpa a los demás mientras circula en dirección contraria por la autopista).


Sea por incapacidad propia, sea por capacidad de atracción de las desgracias, se convierte en una utopía encontrar argumentos que sostengan la continuidad de los actuales dirigentes, más allá de lazos familiares y de amistad o de intereses particulares. Que hubiera otros sería una alegría para el sportinguismo: sería un síntoma de que al club le irían las cosas bien. No olvidemos que por encima de los nombres, que vienen y van, está la entidad y los sentimientos que el Sporting despierta en tanta gente.

Pero aún hay algo peor que una mala gestión. Que los responsables de la misma actúen con poca o nula transparencia y con mentiras o medias verdades (en este sentido el famoso vídeo de cámara oculta no contribuye a la credibilidad de quienes allí aparecen y ensucian un escudo que no hace tanto se paseó por Europa y peleó por títulos). Porque las preguntas sin respuesta en torno a la gestión del Sporting son innumerables. Vamos con una pequeña muestra reciente. ¿Cómo es posible que el Director General asegure en septiembre que la deuda es de 32 millones de euros y en Navidades las informaciones apunten que se aproxima a los 40? ¿Cómo es posible que desde el ascenso en 2008 haya crecido la deuda con tantos ingresos -por traspasos y por derechos de televisión fundamentalmente- de por medio? ¿Cómo es posible que hasta el entrenador se entere tarde de la sanción que impedía al club realizar fichajes, mientras el presidente jugaba con la ilusión de los aficionados prometiendo el regreso de Lekic? ¿Cómo es posible que....? Rellenen hasta el aburrimiento.

El panorama es desolador. Hasta el punto de que un equipo repleto de canteranos que están obrando un milagro estén sin cobrar. Cuesta entender en este contexto que una afición tan fiel, exigente y numerosa haya tardado tanto en reaccionar; es incomprensible que a día de hoy la grada, las leyendas del club y los estandartes de los círculos político-económico-social de la ciudad no hayan formado aún un bloque común que exija un cambio radical en la gestión de su Sporting, con lo que supone para Gijón. Duele más al comprobar que esto ha sido más o menos así en situaciones similares (Santander, Zaragoza, Swansea...).

La historia del Swansea tal vez sea la más admirable. A comienzos de siglo sus aficionados se movilizaron en diversas ocasiones en el viejo estadio y en las calles de la ciudad, hicieron colectas y crearon el 'Swans Trust', una asociación que luego formaría parte del consorcio local que acabó haciéndose con la entidad. Ese consorcio se completaba con empresarios de la zona que sentían el Swansea e ilustres veteranos. Uno de ellos, Mel Nurse, encabezó la lucha judicial para conseguir la salida del presidente Tony Petty. Otro, el conocido John Toshack, mandó una carta de apoyo firmada de su puño y letra desde San Sebastián. Actualmente el 'Swans Trust' posee el 20% del accionariado, tiene un representante en el consejo directivo y sigue encabezando iniciativas en beneficio del club. En lo deportivo, el conjunto galés ascendió tres categorías desde entonces, fue campeón de la Copa de la Liga en 2013 y ha participado en la Europa League; en lo económico, se sitúa en el top 30 de los clubes europeos.

Volviendo al Sporting, el sentido común se suicida cuando observa que la familia Fernández sigue confiando en el mismo gestor y, además, no vende sus acciones a un precio simbólico a cambio de que alguien se haga cargo de esa inmensa deuda de la que es responsable. Igualmente, la coherencia se fustiga cuando contempla cómo sigue en el cargo el presidente que dijo aquello de "deuda cero en tres años" o "si la marea te lleva, te llevó". Y del mismo modo, la lógica trata de comprender por qué el director general responsable de la nefasta gestión no tira de responsabilidad y sportinguismo para coger la puerta de salida perdonando cualquier posible finiquito que pueda existir, una fórmula -la de perdonar cantidades- nada desconocida en el club.

Ha habido aciertos, aunque pocos, en esta dos últimas décadas. Y es justo reconocérselos también. Algo que no es posible hacer, en cambio, con las dos notas positivas de esta temporada: la apuesta por Abelardo debe atribuirse principalmente a Eraña y Losada y la apuesta por la cantera hay que agradecérsela a partes iguales al entrenador y a la sanción impuesta por la Liga.


Tras su salida del consejo, nadie mejor que Eraña puede trasladar al resto de veteranos la gravedad de la situación actual. Y nadie hay más idóneo que Joaquín Alonso, el jugador que más veces se puso el escudo sportinguista al pecho, para encabezar un nutrido grupo que alce la voz y, en la manifestación del domingo o con la fórmula que elijan, pida un cambio. Aunque el tiempo es oro, se admiten propuestas. Y si prefieren un Sporting abocado a la desaparición o, en el mejor de los casos, a una existencia agonizante en un bucle mediocre infinito, que lo digan sin rodeos. Ha llegado el momento de posicionarse con firmeza. No cabe otra. En juego está el Real Sporting de Gijón.

26 enero 2015

El documental de la carrera de Riquelme en Boca Juniors





Documental biográfico no oficial sobre la carrera en Boca Juniors de Juan Román Riquelme, que ha anunciado en las últimas horas su retirada del fútbol. Una lástima que no incluya su etapa en Villarreal, la cual disfruté enormemente.

19 enero 2015

Mejores rachas sin perder en España (desde la temporada 2010-11)

Estas son las mejores rachas de jornadas ligueras sin perder en España -Primera y Segunda División- desde la temporada 2010-11 (últimas cuatro temporadas y media, incluyendo la presente). Las cifras y los equipos protagonistas de estas rachas demuestran el valor de las 20 jornadas invicto del Sporting 2014-15, repleto de canteranos y sin poder fichar ni en verano ni en invierno.

(pincha en la imagen para verla a mayor tamaño)

12 enero 2015

"El Sporting, la Tierra Media y El Molinón"

-Colaboración con Golaverage.com


* El Sporting, especialista en 'Tierra Media', pero gracias al factor campo. A primera vista, y a falta de medirse al Betis, se observa que el Sporting:

-Suma 3 puntos sobre 9 ante conjuntos de la zona alta (no ha ganado a los tres equipos que le acompañan en los cinco primeros puestos a los que se ha enfrentado).

-Suma 28/30 puntos ante clubes de la zona media (ha vencido a nueve de los diez equipos situados entre el sexto y el decimoquinto puesto de la tabla).

-Suma 7/21 puntos ante los equipos de la zona baja (ha empatado ante los siete últimos clasificados).


+Para simplificar el análisis, si dividimos a los veinte equipos a los que ya se ha enfrentado el Sporting en dos grupos en función de su puesto en la clasificación, se observa que se le dan mejor los rivales de la mitad alta de la tabla que los de la mitad baja. Eso sí, con un matiz importante: el factor Molinón.

-Ante los diez mejor clasificados de esos veinte rivales, el Sporting ha sumado 24 puntos de 30 (7 victorias y 3 empates), con 18 goles a favor y 8 goles en contra (el equipo gijonés marcó en los diez encuentros y no encajó tantos en dos choques). Hay que tener en cuenta que jugó siete de estos diez partidos como local.

-Ante los diez peor clasificados de esos veinte rivales, el Sporting ha obtenido, en cambio, 14 puntos (2 victorias y 8 empates), con 9 goles a favor y 7 goles en contra (no marcó goles en tres compromisos y no encajó en cuatro partidos). Pero con el matiz importante de haber disputado únicamente dos de estos encuentros en casa y los ocho restantes lejos de El Molinón.


* Una segunda mitad de campeonato con factor campo a favor.

-El Sporting es el único equipo de Segunda al que le quedan por disputar doce partidos en casa. Además, como se apuntaba en el apartado anterior, ocho de esos doce rivales están ahora situados en la mitad baja de la tabla. En definitiva, le quedan más partidos y en teoría más sencillos en casa, y menos encuentros aunque con mayor dificultad fuera de casa.

-Si en lo que resta de Liga los cuatro primeros clasificados mantuvieran sus actuales promedios de puntuación como locales y visitantes, la clasificación acabaría de la siguiente manera

1) Las Palmas 88 puntos (sumaría 46 en las 22 jornadas que quedan: 25'3 pts en casa y 20'9 fuera)
2) Sporting 81 puntos (sumaría 43 en las 22 jornadas restantes: 27'6 en casa y 15'4 fuera)
3) Valladolid 79-80 puntos (sumaría 41-42: 25'3 en casa y 16'5 fuera)
4) Betis 77-78 puntos (sumaría 40-41: 24'2 en casa y 16'5 fuera)


02 enero 2015

LEDIAKHOV, EL JEKYLL Y HYDE SPORTINGUISTA

                                                    --Texto incluído en el libro "Un Derbi Solidario 2", publicado en las navidades de 2013 (os animo a adquirir cualquiera de las tres entregas de este proyecto solidario)



Igor Lediakhov ha sido uno de los grandes genios sportinguistas. Genio para bien y, posiblemente también, para mal. En el campo, era el doctor Jekyll y Mr Hyde. Con todo, fue el gran referente para una generación que disfrutó de los últimos coletazos de un Sporting de Primera y alcanzaría posteriormente su madurez en la década interminable de travesía por Segunda.
Tosco de palabra, cautivador por acción y desesperante por omisión. Esquivo con los medios de comunicación, serio en el trato con los aficionados, pero bromista en el vestuario como recuerda Dimitri Cherishev. Unos días se desenvolvía en el tapete de El Molinón con la tranquilidad de quien disfruta de un paseo por la calle Corrida. Ni siquiera importaba en esas ocasiones que el rival fuera el Barcelona o que en apenas 90 minutos el equipo se jugara toda una temporada en una promoción de infarto. Cuando se sentía motivado, sorteaba rivales con su elegante zancada, encontraba espacios como si se encaramara al mirador de La Providencia, ejecutaba pases de seda y córners que desafiaban al ‘Elogio del Horizonte’, e incluso se atrevía a soltar algún disparo tan agrio como su aparente carácter.
Su otro yo, en cambio, se arrinconaba en una banda, desde donde su indolencia, un defecto que engendra herejes, hacía un guiño a la condición de Ciudad Balneario de su localidad natal y acababa con las paciencias rojiblancas. Su fama de vago le perseguía hasta el punto de que uno de sus entrenadores en el Sporting encargó al médico un test de espirometría y diversas pruebas de esfuerzo para comprobar si un mal estado físico era la causa de que no se esforzase en el día a día en Mareo. Los resultados asustaron a técnico y médico, pero de tan espectacularmente buenos que eran.
Así era el ‘Príncipe Ruso’, un apodo que le viene como anillo al dedo a un futbolista que llegó de Sochi, lugar de residencia de familias acomodadas y destino vacacional por excelencia de una mayoría de sus compatriotas. Mucho antes de convertirse en sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014, sus habitantes ya disponían de unas instalaciones propicias para la aparición de deportistas de primer nivel. Así emergió, por ejemplo, el tenista Yevgeny Kafelnikov, vecino de infancia de la familia Lediakhov y cuya retirada profesional también se produjo en 2003.
A pesar de los 3.614 kilómetros en línea recta que separa Sochi de Gijón y pese a cambiar el Mar Negro y la Cordillera del Cáucaso por sus homólogos cantábricos, se sintió como en casa. El clima es similar (en Sochi las temperaturas oscilan entre unos 3 grados de mínima en invierno y una máxima de 28 en verano), ambas regiones comparten buenas playas y vegetación; y además, en lo deportivo, él no abandonó los colores rojiblancos de su Spartak de Moscú. También se encontró con otras instalaciones de entrenamiento de alto nivel, Mareo, donde se ganó pronto otro sobrenombre: el del ‘Mago de Sochi’ con el cual le bautizó el periodista Ruben Díaz porque “en los entrenamientos le veía hacer cosas que hacía Zidane”. Unas sesiones en las que exasperaba a uno de sus entrenadores, Benito Floro, quien temía que su estrella cogiese hongos por culpa de su manía de regresar descalzo a la caseta.

Hay leyendas de vestuario que cuentan que Floro perseguía a los tres rusos con papelitos para agilizar su aprendizaje del castellano. De inmediato, Cherishev se quedaba solo en la mesa. Nikiforov y Lediakhov disimulaban en cuanto le veían aparecer: hacían que llamaban por teléfono o se iban corriendo al baño. Pero Floro, que quería aprender idiomas, sí les obligaba a ejercer de profesores particulares de ruso después del almuerzo, privándoles de la siesta en las concentraciones de pretemporada.
Los habituales de Mareo seguro que recuerdan aquella mañana en la que Ciriaco Cano no conseguía que Lediakhov enviase el balón desde el córner al lugar exacto donde le indicaba. Entonces, el entrenador se dirigió al banderín y trasladó a la práctica un par de veces su consigna teórica: “Usted no ve la Premier. Hay que usar el toquecito inglés. Así, ¿lo ve?”.
Precisamente en un córner botado por Lediakhov nació el mejor gol que se ha visto en mucho tiempo en El Molinón. Aquella volea de ‘Perico’ Pérez ante el Valladolid. El fútbol hace posible que un argentino y un ruso se entiendan con señas. Ellos solo necesitaban mirarse un suspiro. En aquella situación, Hugo le marcó el pase con el dedo y el resto ya está en las videotecas. “No estaba metido en el grupo a nivel social, sí en lo futbolístico”, explica hoy en día el mediocentro de Avellaneda.
Cuando Igor se vestía de calle, se encerraba en su casa de Somió, esa cuya dirección y teléfono aparecía en las Páginas Blancas de la época. He de confesar que en varias ocasiones sentí la tentación de marcar su número, pero mi admiración, la misma que me empujó a acumular recortes de periódicos, se impuso en todo momento a aquel ímpetu infantil. Y en aquella casa, alguna vez, acabó cenando algún miembro de la pandilla formada por los rusos y el portero Juanjo porque ninguno era capaz de convencerle para acudir a un restaurante.
Esto y mucho más es Lediakhov. Para unos una estrella, para otros un indolente. Para mí, Igor es una titularidad en la goleada de Rusia a Camerún en el Mundial de 1994, un gol ante el Barcelona en su debut oficial en El Molinón, una firma en una camiseta Joma rojiblanca con el 10 a la espalda, una foto al lado de mi gran ídolo de infancia en el estadio de Miramar, 43 goles en 209 encuentros, una conversación telefónica en 2005 para un proyecto fallido de un libro conmemorativo del centenario sportinguista (“estoy aquí con niños por todas partes”, me soltó con tono simpático para justificar el bullicio que nos acompañó durante toda esa charla)… y, sobre todo, Lediakhov es una actuación descomunal en la promoción ante el Lleida. El zar no ganó en solitario aquel partido, pero tenerlo ese día en tu equipo fue como disponer de vidas infinitas en un videojuego.



-Foto: La Cola de Vaca

29 diciembre 2014

"Doce campanadas sportinguistas"

-Colaboración con Golaverage.com



Se acerca el momento de las doce uvas que darán la bienvenida a 2015, un año que el sportinguismo iniciará saboreando la brillante trayectoria deportiva de su equipo, pero también haciéndose numerosas preguntas y diversas reflexiones acerca de la negativa situación extradeportiva de la entidad, que resonarán como si fueran campanadas en la cabeza de muchos aficionados rojiblancos.


1. ¿Por qué no existe la misma exigencia en la venta de jugadores que en la venta de las acciones?

2. ¿Hay gente a la que no le importa que el Sporting, por ejemplo, regale a un titular, y además no fiche a nadie para cubrir ese puesto, pero sí le importa (y mucho) quiénes van a comprar el club y cubrir el puesto del máximo accionista?

3. ¿Hay pequeñas mareas en Gijón que se llevan a un entrenador que acaricia los puestos de playoff y, por el contrario, hay mareonas que no pueden con los dirigentes causantes de una gestión negativamente insuperable (entre ellos el presidente que afirmó aquello de "si la marea te lleva, te llevó")?

4. ¿Existen aficionados sportinguistas que se hartaron de un centrocampista en 14 partidos pero necesitan, en cambio, que se repartan pañuelos para animarse a reaccionar contra esa negativa gestión de los últimos 20 años?

5. ¿Hay grupos aspirantes a convertirse en máximo accionista que quieren reflotar la entidad sin plantearse la salida de todos aquellos responsables de la astronómica deuda que mantiene en estado agonizante al club y que además ofrecen la misma opacidad que ellos?

6. ¿Hay grupos que hablan de respetar la filosofía del club y ya piensan en traer responsables deportivos de fuera, sin plantearse ofrecer, por ejemplo, a Quini la presidencia de honor, a Joaquín Alonso -futbolista que más veces ha vestido la camiseta del Sporting- la presidencia, o a Ciriaco Cano un puesto de alta responsabilidad (en Mareo o en la dirección deportiva)?

7. ¿Cómo es posible tener superávits durante varios ejercicios sin que disminuya la deuda?

8. ¿Superará el finiquito del director general el coste del fichaje más caro realizado durante su trayectoria en ese cargo? ¿No aseguró él mismo públicamente en septiembre que perdonaría su finiquito? ¿No invitó él, en nombre y en beneficio del club, a varios jugadores y otros profesionales a renunciar a cantidades firmadas para pactar sus salidas? ¿No renunciaron otros menos sportinguistas por iniciativa propia como Garai a lo que tenían firmado?

9. ¿Hay trabajadores y dirigentes del Sporting en la lista de inversionistas del fichaje de Stefan Scepovic? ¿Su sportinguisimo no les empuja a renunciar a los intereses, dada la situación económica del club, con nóminas adeudadas a empleados y jugadores?

10. Los futbolistas y Abelardo son los máximos protagonistas de la excepcional trayectoria deportiva, pero no hay que olvidar a otros muchos artífices dentro (Gerardo Ruiz, Iñaki Tejada, Marco Canal, Isidro,...) o ya fuera del club (por ejemplo, Javier Vidales, que sembró con su labor en el filial y en Mareo).

11. Sergio, Luis Hernández, Juan Muñiz, Carmona, Isma López y hasta Jony son ejemplos de profesionales que se han crecido en situaciones adversas y que han cambiado dudas y silbidos por elogios y roles importantes. Un espejo para que ahora Barrera, Jara, Mandi o quien sea no baje los brazos y trabaje para ser clave en la decisiva recta final de la temporada.

12. ¿Sigue alguien pregonando o creyendo en esa leyenda urbana que señala que Nacho Cases no defiende? Si en campañas pasadas era difícil sostener esa idea, en la actual ya es una misión imposible: Cases es el jugador del Sporting que más balones roba (100) y el que más pases realiza (723) en las 18 jornadas disputadas.


Felices Fiestas y Próspero Año Nuevo a Golaverage y a todos sus lectores