28 noviembre 2011

Diario de un sportinguista en el 'exilio': Levante-Sporting

1. Todo de cara para el que llegaba con la racha negativa. Normalmente cuando se enfrentan dos equipos con dos rachas tan opuestas (uno con tres derrotas seguidas frente a otro con cinco partidos sin perder), el resultado suele ser favorable al que llega en peor momento y que se ve obligado a exigirse más. Así fue, además, porque al Levante le salió todo (marcó 4 goles de 6 disparos a puerta) y al Sporting nada (errores defensivos -con el 1-0 como gran ejemplo- y ofensivos -varias oportunidades de gol en momentos clave desperdiciadas). Cierto es que al Sporting le faltó intensidad (no actitud) y se 'enchufó' tarde al encuentro, pero ofreció unos buenos últimos 20 minutos de la primera mitad, cortados de raíz por el desastroso inició de la segunda parte.

2. Penalización máxima. Llevo tiempo manteniendo que el equipo gijonés es uno de los que más castigo reciben de sus errores y al que más penalizan sus minutos de 'torrija'. Cada vez aque se consiguen resultados positivos es porque la concentración defensiva es tan alta que se alcanza casi la perfección. Así, el Sporting logra recibir pocos goles y rentabiliza al máximo los que anota. En los encuentros que esto no sucede, apenas compite, lo cual es mortífero en Primera División, incluso ante un Levante.

3. Salida de balón y mediapuntas desaparecidos. El Sporting tuvo muchísimos problemas en la salida del balón en el campo del Levante. Cases y Rivera tardaron en 'entrar' en el partido y los defensas exhibieron un nivel de acierto en el pase muy pobre, con tres de los cuatro titulares entre el 55% y el 59% de acierto en el pase hasta el descanso. Además, algo que viene siendo tan habitual como preocupante, la línea de tres mediapuntas interviene muy poco. Sólo Barral -ni siquiera Juan Pablo- tocó menos balones que De las Cuevas en los primeros 45 minutos, mientras que Trejo y André Castro tuvieron pocos contactos más con el balón. Este aspecto debería ser uno de los que se deben mejorar en el futuro cercano, puesto que en las bandas de la mediapunta están los dos mayores talentos de la plantilla para desequilibrar los encuentros.

4. Real Madrid. No debe preocupar la derrota ante el Levante, pese a los malos resultados -para el Sporting- del resto de la jornada y pese a que el próximo rival invita a pensar en otro encuentro sin sumar. Ojalá el Sporting enlace rachas de 6 encuentros con una única derrota, tres victorias y dos empates. Ahora, el equipo rojiblanco recuperará seguro en la próxima jornada la intensidad superior al 100% tan necesaria y, aunque alguno en twitter casi me tilda de loco, creo que el Sporting tiene más probabilidades de vencer al Real Madrid que antes de la derrota del Barça en Getafe y de la tarjeta recibida por Xabi Alonso. Lo lógico es perder, pero más lógico era que el equipo de Preciado cayera en el Bernabeu hace meses y gané una cena y bastantes euros por apostar un mes antes que el resultado sería 0-1 con tanto de De las Cuevas. Ahora creo que si aparece la mejor versión del conjunto gijonés, todo es posible.


-Levante: Munúa, Javi Venta, Ballesteros, Nano (Pedro López, m.66), Del Horno, Farinós, Xavi Torres, Valdo, Barkero (Aranda, m.73), Juanlu y Koné (Rubén, m.71).

-Sporting: Juan Pablo, Lora, Botía, Iván Hernández, Canella (Damián, m.46) Rivera (Nacho Novo, m.57), Nacho Cases, Trejo, De las Cuevas, André y Barral (Sangoy, m.57).

-Goles: 1-0, m.20: Barkero. 2-0, m.46: Valdo. 3-0, m.52: Koné. 4-0, m.61: Koné.

3 comentarios:

l_alcazar dijo...

Lo que dices de lo caros que pagamos los despistes tiene su base en que necesitamos un nivel de concentración alto o muy alto. Siempre que el contexto de conjunto y la concentración bajan la imagen ofrecida es de absoluta mediocridad.

Ayer, creo que el resultado fue exagerado, hubo fases en que el Levante nos comió pero el global no fue de aplastamiento como refleja el 4-0.

l_alcazar dijo...

Lo que dices de lo caros que pagamos los despistes tiene su base en que necesitamos un nivel de concentración alto o muy alto. Siempre que el contexto de conjunto y la concentración bajan la imagen ofrecida es de absoluta mediocridad.

Ayer, creo que el resultado fue exagerado, hubo fases en que el Levante nos comió pero el global no fue de aplastamiento como refleja el 4-0.

Alberto M.G. dijo...

El Sporting tuvo su oportunidad en el último cuarto de hora de la primera parte, único tramo del partido en el que no se vio superado por el Levante. En lo demás, pobre partido.

Un saludo.