18 enero 2007

Así se fraguó el bombazo Calderón

Hay veces que uno se alegra tanto o más del éxito ajeno que del propio. Esto es síntoma de que esa otra persona es alguien que se lo merece. Estoy hablando de la exclusiva de la grabación de la 'rajada' de Ramón Calderón, realizada por la Cope. En concreto, por Santi Duque, ex compañero laboral (gran profesional) y al que tengo por amigo (gran persona). Él ha contado en su espacio su visión de aquella mañana y yo he querido felicitarlo reproduciendo su post. Enhorabuena, chavalote (como te dijo Resines).

Una mañana en la Universidad (así se fraguó el bombazo Calderón) - por Santi Duque

Martes, 09.30 de la mañana, calle Claudio Coello número 11, Madrid. Paseo por la acera donde se encuentra el Centro Universitario Villanueva, adscrito a la Universidad Complutense de Madrid. En media hora, aproximadamente, Ramón Calderón, presidente del Real Madrid, tiene previsto acudir a dar una conferencia-coloquio sobre el equipo blanco.

Lo primero que me sorprende es no encontrar medios de comunicación a mi llegada. La calle está desierta de coches de prensa, de unidades móviles, de micrófonos o de cámaras. Nada. Sólo una decena de estudiantes que, mochilas y carpetas en ristre, charlan distendidamente o fuman un cigarrillo en la puerta del Centro Universitario.

A las 09.40, se para un taxi en la puerta del que se baja David Jiménez, que pertenece al gabinete de prensa del Real Madrid. A los dos minutos, un Audi A8 negro con las lunas traseras tintadas se para en un vado de la acera derecha de Claudio Coello. A los pocos segundos, Ramón Calderón se baja del coche y entra en el edificio.

Entro en el hall del Centro por la puerta principal y, a pocos metros escaleras arriba, veo un cartel que anuncia la conferencia de Calderón. "El Otro Real Madrid", conferencia de Ramón Calderón, presidente del Real Madrid. 10.00. Salón de actos. Son las 9.45.

Vuelvo a salir a la calle a hacer un poco de tiempo y a comprobar, de nuevo, que no hay ningún compañero de ningún medio de comunicación en la puerta. Los estudiantes comienzan a entrar en el edificio, con su mochila a cuestas. Yo hago lo mismo, tras ellos, también con mi mochila a la espalda, con la única diferencia de que mi mochila es azul y lleva el logotipo de la COPE.

Una vez dentro, pregunto a un alumno si el salón de actos está en la planta baja, viendo que mucha gente está tomando el camino del sótano. Su respuesta es afirmativa, así que siguiendo al resto, me encamino hacia el salón de actos.

Entro y compruebo que el salón es pequeño, casi más que un aula normal de universidad. Hay un pequeño estrado con tres asientos arriba, a la izquierda según entras, y, a la derecha, varias filas de pupitres con un pasillo en el medio y en los laterales. Me siento en la cuarta fila, en el asiento que da al pasillo lateral. Saco mi bloc de notas, cuelgo el abrigo, me quito la bufanda, dejo la mochila y me siento a esperar a que empiece el acto. En ese momento, lo que menos me puedo imaginar es que, una hora y media después, voy a tener entre mis manos un bombazo impresionante.

Con un poco de retraso, a eso de las 10.15 aparece Ramón Calderón acompañado de David Jiménez y de dos mujeres, supongo que profesoras de la universidad. David Jiménez pasa a mi lado y se queda en la parte de atrás del aula. Justo cuando Calderón va a comenzar a hablar, saco de mi mochila el minidisc, lo pongo encima de la mesa y le doy a grabar.

Una de las profesoras presenta al invitado y dice a sus alumnos de Derecho que se animen, que se fijen hasta donde puede llegar un abogado. Calderón habla durante media hora aproximadamente. El presidente ofrece una charla normal, en la que ofrece datos y cifras sobre el funcionamiento del Real Madrid.

Pese a que él tiene un micrófono delante, no veo bafles por ningún lado. Observo pequeños altavoces blancos en el techo, de ésos redonditos que van integrados, pero lo cierto es que el sonido me llega de delante, de la mesa de Calderón, situada a unos 6 metros de mi posición.

Entonces comienza el turno de preguntas. Lo cierto es que las cuestiones de los alumnos son normales, ninguna pone en aprietos a Calderón, ninguna está tirada con bala. Pero el presidente empieza su particular show. A medida que va soltando perlas, yo voy dándome cuenta de la trascendencia que pueden tener sus palabras. Creo que, cuando dice lo de Florentino y Kaká, incluso llego a echarme las manos a la cabeza.

Diez minutos después, cuando Calderón ya casi está terminando, de lo único que tengo dudas es de que el minidisc haya captado el sonido lo suficientemente bien como para ser emitido. Pero lo que tengo absolutamente claro es que aquello es un auténtico bombazo.

A las 11.25, finaliza el acto. Paro el minidisc, lo meto en la mochila, recojo mis cosas y salgo con el resto de alumnos del salón de actos, hasta la calle. Lo primero que hago es llamar a mis jefes para decirles lo que ha ocurrido y, acto seguido, compruebo, sin demasiada esperanza, la calidad del sonido. Me sorprendo al comprobar que es lo suficientemente bueno como para que salga al aire y que las palabras de Calderón se comprenden a la perfección.

El resto de la historia creo que la sabéis casi todos. Llego a la radio, hablamos, nos organizamos y empezamos a entrar en boletines, emitiendo poco a poco, todas las perlas de Calderón. Uno de los momentos cumbres llega a las 15.05 de la tarde. Acabamos de mostrar toda la artillería en Los Deportes a la palestra edición Madrid con Juanma Rodríguez. Uno tras otro, emitimos todas las bombas del presidente. La redacción es un hervidero. El teléfono no para de sonar. Todas las televisiones: Antena 3, La Sexta, Telemadrid, Televisión Española, Cuatro, Telecinco... llaman pidiendo que les mandemos por línea los sonidos de Calderón.

La noticia empieza a trascender con fuerza, nadie puede ya hacer oídos sordos a lo que está ocurriendo, a lo que estamos contando. El equipo de deportes COPE, apoyado por todos los departamentos de la casa, como internet (gran trabajo el suyo con Alfonso Villamudria a la cabeza), realiza una labor magnífica.

Y así llegamos a la noche, a El Tirachinas donde no pudimos tener mejor broche ni mejor resumen que las palabras de una auténtica institución del madridismo, don Rafael Martín Vázquez, héroe de la Quinta del Buitre. En su corta intervención, dejó tres sentencias impresionantes: "A Calderón se le ha ido la olla", "habrá un antes y un después de todo esto" y, sobre todo, "me avergüenzo de tener un presidente así".

Así fueron las cosas tal y como yo las viví.

Besos y abrazos,

Santi

P.D. Por cierto, para aquellos que tengan interés y para responder al pobre argumento de Ramón Calderón de que sus palabras están sacadas de contexto, en la página web de cope (http://www.cope.es/archivos/especiales/calderon/index2.html) hemos colgado el audio íntegro de la conferencia y la transcripción completa de los 70 minutos de grabación.

10 comentarios:

Csai D. dijo...

PAblo G.

El artículo de la semana aborda este genial post.

Pablo G. dijo...

Gracias Csai, el mérito es de Santi... Recomiendo a todos que visiten tu blog.

Silvi dijo...

Me lo he leído de "pe a pa" y a veces es bueno comprobar que las puertas están abiertas a nuestro alrededor que sólo hay que entrar de vez en cuando en la adecuada.

Felicito a Santi Duque por lo conseguido, porque su importancia creo que todavía no la sabemos del todo. Impresionante !!!

Y también felicito a Pablo G por su generosidad, no es fácil ensalzar el trabajo de alguien de "tú gremio", sea el que sea.

Saludos

VON_PAULUS dijo...

En una charla-coloquio de una personalidad como es el presidente del Real Madrid debería estar hasta la gaceta de la parroquia. Desde luego que no le quito méritos al periodista de la Cope, pero TODOS los demás quedaron a la altura del betún.
Después, lógicamente, todos y cada uno extraen los cortes que les interesan y como les interesen.

Anónimo dijo...

Emulando a Andrés Montes con lo de largo, largo, largo...grande, grande, grande Santi Duque. Llevar ese apellido es un plus y ha pasado de Duque a Rey. Y pensar que no se le hizo un contrato en EFE-RADIO...Vaya ojo que tienen algunos.

MOLER

Edu dijo...

Sensacional post,y de risa que solamente estuviera un periodista en una conferencia de un presidente del Real Madrid.

Eduardo Garcia Lopez dijo...

Tenia mis dudas acerca de quien había grabado las palabras de Calderón y bajo que circunstancias. Imaginaba que se había medio escondido o algo por el estilo. Me ha sorprendido las facilidades que le dieron.
También cabe felicitar a Duke, supo estar en el momento preciso en el lugar adecuado.
También me pregunto, ¿donde estaban el resto de medios? ¿Nadie a parte de La Cope se entero?

Salanova dijo...

Muy grande Duque.

Saludos!!!

alfons dijo...

Gracias pablo, y mi más sincera enhorabuena a Santi, como se ve la noticia está en cualquier esquina.
Aunque, a modo irónico te comento que con Calderón, hay que llevar siempre una grabadora porque este hombre lo borda.

VON_PAULUS dijo...

Sólo un dato, eduardo. ¿Qué quieres decir 'bajo que circunstancias? ¿Escondido?
La OBLIGACION de un periodista es sacar noticias, como, cuando y donde sea. De hecho, de haberse vetado la entrada a periodistas expresamente me habría encantado aún más si cabe el documento de este redactor de la Cope.