20 septiembre 2008

Libro: "Saber perder" (David Trueba)

"Habla primero el entrenador, que hace una exposición exenta de entusiasmo, dominada por los tópicos habituales: lo que es mejor para el equipo, el interés general antes del particular, entendemos lo que significa, pero tú has de entender al aficionado. Todo ha comenzado un par de días antes, cuando Ariel recibió la llamada de Hugo Tocalli, el entrenador sub-20 argentino que le convoca para los partidos de la fase clasificatoria del Mundial de Selecciones jóvenes. (…) Ahora no podemos perderte en cuatro partidos fundamentales para nosotros. (…) Una lesión ahora sería una catástrofe. (…)

La nacional va a reclamarme y tiene todo el derecho, la Federación obliga a los clubes a ceder a sus jugadores, trata de explicar Ariel. Pujalte le interrumpe, pues claro que obliga, de eso estamos hablando, tu renuncia tiene que ser voluntaria. La grada apreciará tu gesto, tu sacrificio (…)"

Este es un fragmento del libro 'Saber Perder' de David Trueba, que me ha gustado bastante. Son cuatro historias que se entrelazan; una de ellas es la de un prometedor futbolista argentino que ficha por un gran club de Madrid. El autor nos cuenta los entresijos del deporte rey en todos los ámbitos: el césped, los vestuarios, los despachos, su relación con los medios de comunicación, la noche, los intereses económicos... Como se suele decir, seguro que cualquier parecido con la realidad es pura casualidad, pero creo que la historia alcanza un alto grado de verosimilitud. Os animo a leer este libro.

15 comentarios:

Arraigoo dijo...

Buena pibnta, habra que tomar nota. Gracias y enhorabuena por este gran blog.
un saludo
www.tocaladecara.blogspot.com

Juan dijo...

Parce un libro interesante.

Un saludo.
http://marcador-deportivo.blogspot.com/

No, gracia a vo´ dijo...

No creo que se consiga aca en Argentina.

Me lo mandas y yo te envio otro a elección tuya? je!

Saludos.

Migue

Little dijo...

Sin venir a cuanto y a toro pasado... pero es una cosa típica del fútbol y otros deportes ¿a que nos tiramos de los pelos cuando citan a jugadores sudamericanos para ir a sus selecciones y siempre salimos diciendo que si se lesionan sería una piiiiiiii? Ok, ¿donde estábamos los aficionados y la prensa cuando Toronto perdió a Garbajosa por ir a la selección? Pues callamos (y con perdón) como putas.
Cosas del deporte y del punto de vista intencionado de todos los involucrados.

diego_bombico dijo...

Haber si lo pillo por internet o en alguna libreria!
Un saludo y Gracias por la información!
Psate!

Xainy dijo...

Hola Pablo!
Vuelvo a pasarme después de un tiempo de ausencia.
Intentaré buscar el libro en mi libreria cercana y sino trataré de encontrarlo por Internet. Gracias por el apunte tio.
Un abrazo Pablo! Nos leémos ;)
Blog Mi Rondo

Salanova dijo...

Felicidades Pablo!

diego_bombico dijo...

Me he creado un nuevo blog este lo dejo, es: www.quejaleo.blogspot.com
Te hace un intercambio de links??

Pablo G. dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Para los que esén interesados, no creo que sea difícil conseguirlo en las librerías o comprarlo por internet (Casa del Libro, Fnac, Corte Inglés,...).

@salanova
Gracias. Un abrazo amigo

@little
Tienes razón. Saludos

@diego_bombico
Te añado. Saludos

Sergio Medina dijo...

Hay que empezar a ganar y sumar puntos que os estáis metiendo en una dinamica peligrosa.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Me lo apunto pues me encanta leer libros sobre fútbol. Un abrazo.

cochise dijo...

Es la segunda recomendación que escucho sobre el libro.

Así es que habrá que dar un voltio por los tenderetes...

Gracias, y saludos.

Pablo G. dijo...

@sergio medina
Confío en puntuar pronto y a partir de ahí ir mejorando. Saludos

@fernando sanchez postigo
Pues disfrutalo. Saludos

@cochise
Espero que te guste. Saludos

Javier Cercas Rueda dijo...

SABER PERDER
De la primera novela de David Trueba me llamó la atención el estilo ágil y fresco, la rapidez cinematográfica y la imaginación. Me desagradó el humor macabro, las groserías, lo morboso de algunas situaciones, la ridiculización de la religión y el excesivo peso de las cuestiones sexuales.

La segunda la dejé pasar pues leí que estaba centrada en las correrías sexuales de los protagonistas.

La tercera la he leído hasta la mitad. Tres generaciones de una familia:

- La abuela muriéndose de cáncer. El abuelo -un pianista frustrado- engañándola mientras tanto con una prostituta negra.
- El hijo, abandonado por su mujer, acaba de asesinar a un antiguo socio. Se enamora de una colombiana sin papeles y no para hasta que la lleva al huerto.
- La nieta de 16 años está obsesionada por perder la virginidad. Busca sexo con un compañero al que no quiere y luego se lía con un futbolista argentino.

Todos son patéticos y sufridores. Quieren arreglar sus vidas con el placer y no logran arreglar nada. Trueba insiste en explicar con detalle cada encuentro íntimo y, por si alguien no se ha enterado de cómo funciona, vuelve a explayarse en el siguiente. Los personajes no son malas personas, es sólo que su horizonte moral puede describirse en la mitad de una octavilla.

La novela se lee bien porque, a pesar de todo, quieres saber qué pasa a los personajes. El estilo es de frases breves y cortas, visual, con diálogos creíbles y destellos de ingenio. Tiene bastante gracia a veces y muchos detalles circunstanciales son reales y cercanos.

Desisto porque quedan trescientas páginas y esto no me aporta nada ni me entretiene.

Pablo G. dijo...

@Javier Cercas Rueda
Gracias por aportarnos tu visión, es importante que la gente lea las distintas opiniones que tenemos todos sobre algo, enriquece y tal vez en el término medio de todas ellas esté la realidad. Saludos